INTERPODA

Colocación de malla antihierbas

Interpoda Malla antihierbas

Una de las soluciones en auge para evitar la hierba y por ende el uso de herbicidas, o bien evitar el temido coste del desbroze de hierbas, es la malla antihierbas. Esta especie de malla de sombreo negra que se ve cada vez más en los cultivos y que todos pensamos que es bastante cara.

Pero nada mas lejos de la realidad. Si analizamos los pros y los contras, podremos comprobar que en realidad todo son ventajas, y que el único inconveniente sería la inversión inicial. Pero si tenemos en cuenta la durabilidad de la malla ( 10 años aproximadamente), y que la inversión se amortiza en 3 o 4 años, obtenemos un ahorro de 6 o 7 años en las labores de acabar con esta maleza.

Otra importante ventaja a tener muy en cuenta es que, al estar sombreando una gran parte del lomo, este mantiene más humedad lo que genera un ahorro de agua significativo (sobre el 30% si se ayuda su gestión con sensores de humedad), además de crear bajo la malla una fauna excelente para la conservación del suelo y la correcta absorción de nutrientes.

Una vez que decidimos colocar la malla siempre surgen preguntas:

¿Qué pasa cuando la malla se deteriore?

Siempre esta la opción de colocar una nueva, aunque también debemos observar que tras 10 años lo más probable es que apenas nazca hierba y por lo tanto no merezca la pena volverla a poner.

¿Sólo la pongo cuando la plantonada sea joven?

Simplemente hay que valorar si la plantación que tenemos nos va a dar aún 10 años de vida, o si el gasto anual en la lucha contra la hierba nos la hace rentable.

En Interpoda hemos decidido apostar por la colocación de esta malla en parte de las tierras que explotamos en régimen de alquiler y después de 3 meses de seguimiento, nuestra conclusión es que es una apuesta segura. Y aunque la explotación es en ecológico, también la consideramos es muy recomendable para el cultivo convencional ya que incurre en gastos en herbicidas y su aplicación, sin menospreciar el daño y merma que estos herbicidas provocan tanto a la planta como a la tierra, que al fin al cabo es de donde se nutre nuestro cultivo.

Vista de cultivo con malla antihierba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now Button